martes, 6 de noviembre de 2012

Carrusel Bloguero: Esas Grandes Anécdotas Roleras

Llega noviembre y aquí seguimos, al pie del cañón, con nuestra entrada mensual para el Carrusel Bloguero de Juegos de Rol. Este mes el anfitrión es Memorias de Astinus, y el tema propuesto es “Esas Grandes Anécdotas Roleras”. 
Se agradece un tema más personal que el de los últimos carruseles en los que te batías los sesos para escribir algo interesante sin que repitiera ideas de otros participantes. Por fín volvemos a tener un tema subjetivo donde hablar de cosas nuestras que, seguro, no se van a repetir en otras entradas.

Preparamos el modo Abuelo Cebolleta y nos metemos de lleno en el Carrusel bloguero de Noviembre.
Como ya he comentado unos párrafos más arriba, esto va de anécdotas, de lo que sacamos de ellas y lo que queda para la posteridad.
Las tres anécdotas siguientes son todas de la misma crónica de Star Wars en que participé hace años, salvo una que nos pasó jugando “Regreso a la Tumba de los Horrores”. Hay más, por supuesto, pero fueron vividas por otro grupo y yo sólo las conozco de oídas. Estas tres anécdotas podían resumirse en una sola frase, algo así como “Con doce en piruetas muy mal se me tiene que dar para que Ki-Adi Mundi mate al Conde Dooku”.
Yo empecé a jugar a rol con libros de JOC Internacional...
“Con doce en piruetas…
… qué puede pasar, dije yo muy ufano antes de tirar el dado. Os pongo en situación:
Cantina de Tatooine. Un Sith y su grupo de massassi enfrentándose al aguerrido grupo de pj. Mi turno, cuerpo a cuerpo con el enemigo. Mis acciones, golpear y retirarme para intentar curarme. El objetivo, sacar 15 en una prueba de Piruetas para no provocar ataque de oportunidad al Sith. Resultado, 1 en el dado que sumado a mis 12 en piruetas se convierten en un bonito 13. El Sith ataca, adiós al pj.

Más o menos así, pero mi pj estaba tirado en el suelo haciendo la cucaracha.



http://runshin.deviantart.com/art/Jedi-vs-Sith-275217206

Ahora me río, pero me sentó como un chorro de metal caliente por la espalda.

…muy mal se me tiene que dar…
…para que a mí me hagan algo, dijo el pícaro mientras bajaba por el túnel.
Habíamos pasado la Tumba de los Horrores y estábamos en el siguiente dungeon, una ciudad medio derruida, abandonada y en mitad de la nada. Estábamos ya a punto de finalizarla cuando el pícaro avanzó por unos túneles para abrir camino. Al final del mismo no vio a los dos tumularios negros que estaban esperándonos. Resultado, le cogieron de la pechera y le lanzaron al plano de la energía negativa.
Hubo intentos de esquivar tan nefasto final, pero todas las tiradas fallaron. Uno menos, y ya quedábamos pocos. Al final, de 5 pj que entramos sólo salimos 3 y con mucha, mucha suerte. 
Así nos quedamos todos al perder al pícaro
…para que Ki-Adi Mundi mate al Conde Dooku”
Star Wars de nuevo. Estábamos protegiendo a la hija de un constructor de cruceros con la ayuda de Ki-Adi Mundi. Las fuerzas separatistas nos atacaron y se llevaron a la muchacha. Ki-Adi Mundi fue el primero en ir detrás de ellos y nosotros detrás de él. Cuando llegamos nos encontramos que estaba luchando contra el mismísimo Conde Dooku. El dj, para dar un poco de emoción al encuentro, dejó que uno de nosotros llevase al cereano en el combate.
Si tenéis al manual de Star Wars D20 veréis que la ficha de Ki-Adi Mundi y la de Dooku son bastante diferentes. Bajo condiciones normales el duelo se decantaría por Dooku pero, y esto fue lo que desequilibró todo, el jugador que quiso llevar a Ki-Adi usaba el dado conocido como Leyenda.
Leyenda era un d20 azul pastel bastante feo pero, como suele pasar, sacaba unos tiradones increíbles y siempre, al menos una vez por partida, producía un crítico. Y no, como algunos pensaréis, no estaba trucado pues algunas tiradas no eran suficiente para lograr superar la CD.
El caso es que, Leyenda mediante, Ki-Adi Mundi ganó la iniciativa a Dooku y confirmó el crítico con sendos 20 en el dado. El dj, nuestro buen amigo Kapdorf, miraba el dado con expresión contradictoria, ese gesto que es entre ira, pena y dolor, mientras decía “me lo has vuelto a hacer, me lo has vuelto a hacer”. Al parecer, en otra partida que llevaban con pj’s del Lado Oscuro, Leyenda se cargó a un Sith de un certero disparo con crítico confirmado. Aún hoy no sabemos si las palabras de Kapdorf estaban dirigidas al dado o al jugador. 
La expresión del DJ extendida al pnj.

Así que, una vez llegados aquí, como dicen en “Quemar después de leer”, ¿qué hemos aprendido? Que el que manda es el dado y sin él el juego no es lo mismo. El dado es el corazón del rol, el azar intrínseco en la partida, la emoción que todos buscamos al jugar. ¿De qué sirve lanzarme con un palillo a cazar tiburones si sé que con mi peazo de ficha voy a salir indemne? ¿Qué emoción hay en intentar hacer algo y saber que siempre lo vas a conseguir? Por eso me sorprendo cuando la gente se emociona con ese tipo de juegos de rol, por llamarlos de alguna manera, en que la ausencia del dj y de dados es su mayor virtud. Eso no son juegos de rol, son juegos sin más. Pero este es otro tema.

Resumiendo, amigüitos y amigüitas, da igual que llevéis el guerrero más poderoso, el mago con más conjuros o el pícaro invisible que desmonta trampas con una brizna de hierba; si el dado no quiere, daos por jodidos.

8 comentarios:

  1. Doy fe de la mala suerte de los dados. De hecho, lleva mi nombre.

    ResponderEliminar
  2. Ahí tienes las bondades del sistema d20. Dados como Leyenda hay muchos, o eso cuentan los roleros; el problema es cuando esto es cierto. Mal augurio para los Narradores =)

    ResponderEliminar
  3. Mira que este tema me gusta, y es que a todos nos gusta de vez en cuando hacer de abuelo cebolleta. Y anecdotas hay a puñados cuando llevas tanto tiempo en esto del rol. Me guardo unas cuantas para el blog y si quereis que lo haga como parte del carrusel bloguero mándame un mail y dime el procedimiento.

    En cuanto a los dados, pues es Tymora en esencia, la Fortuna, que ni sonríe a los valientes ni a nadie sino a sí misma. Hemos vivido muchas tragedias roleras por una simple tirada de dado, y´la frase "cualquier cosa menos un 1" es innombrable en una mesa de juego, porque seguro que sale ese fatídico 1 y te fastidia la tarde.

    Saludos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para participar en el Carrusel lee este documento que hizo el Sr. Aras Tremandur (https://docs.google.com/document/d/1W3OuR9thJSgHm3uIWzMOaF3g4jXCA7uX0mKnoYYppMI/edit) y que explica todo lo que hay que hacer.

      Gracias por pasarte y comentar.

      Eliminar
  4. Por alusiones y como DJ de las 3 anécdotas, pues habrá que contar algo, no?

    Lo primero, la cara de del DJ está bastante bien escogida. Y la verdad, yo tampoco recuerdo si las palabras eran al dado o al jugador xD.
    Es cierto que la dama Fortuna y su instrumento principal en las partidas, que es el dado, es una Ramera despiadada como diría Sla, pero como bien dices es la esencia del juego. Yo no he estado en demasiados vivos, pero lo que se gana de posible caracterización, interpretación... Se pierde cuando ya no oyes el ruido del poliedro desplazándose por la mesa.

    Y ampliando un poco las anécdotas, recuerdo una en esa misma campaña de Star Wars,con el dueño de Leyenda diciéndole al dado antes de tirar: "Nunca te he pedido nada, pero esta vez necesitamos tu ayuda" (Era sacar un 20 o había piñazo contra un asteroide). El dado rodó... Y sacó un 20.

    De hecho después de unos años se ha jugado con ese dado, pero ya no es lo mismo.

    Y me alegro de verdad de haber sido copartícipe de las tres anécdotas. Espero que los jugadores os lo pasárais tan bien jugándolas como yo dirigiéndolas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cierto!, la escena del asteroide. Como dice Paco Collado, "yo no estaba pero me acuerdo". XD
      También recuerdo que se dejó los dados en mi casa y alguien nos sobornaba para cambiarlo, bañarlo en sal o destruirlo directamente. ];p

      Gracias por comentar, Kapdorf.

      Eliminar
  5. "De hecho después de unos años se ha jugado con ese dado, pero ya no es lo mismo."

    Ya ya, y una leche. :-) No hace mucho, en la partida de DnD que dirijo, ese mismo dado sacó tres 20's de cuatro tiradas, dejando un encuentro bastante desafiante en un aburrido trámite. Los dos primeros tuvieron su gracia, pero con el cuarto creo que, a pesar de mis esfuerzos, se me vio la cara de "quiero una auditoria externa de ese dado". xDDD

    Por cierto Kythklaith, he estado años usando la coña del "Tengo un 15 en piruetas, qué puede pasar" sin saber que era tuya hasta el otro día que me lo dijiste. :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, "con 12 en piruetas qué puede pasar" es una de mis frases de epitafio. XD A ver si del Maizal sale alguna otra gloriosa.

      Gracias por pasar y, sobre todo, ¡por poner bien Kythklaith!. Algún compi tuyo de blog pone una abreviatura propia ¬¬

      :D

      Eliminar