miércoles, 26 de junio de 2013

Carrusel Bloguero: Blogs y ambiente rolero

Mes raro para el Carrusel Bloguero, el segundo que yo recuerde, pues el anfitrión está desparecido en combate. Menos mal que hay gente comprometida que se hace cargo del asunto y evita un feo hueco en el calendario. 


El blog anfitrión de este corto mes es Next Stop!, donde saca la palestra el ambiente rolero que se vive en la red de redes y en los blogs de, lo que como yo, tenemos la razón en todo lo que decimos y así lo ponemos claramente en nuestra pequeña república que es nuestro blog.

No, mentira, no somos así. Llevo leyendo blogs, foros y webs de rol desde el siglo pasado y no veo que haya cambiado nada. Los blogs que he seguido durante años están ahí, con alguna defunción que otra, y sus dueños siguen siendo iguales que hace años. Los hay respetuosos y en sus entradas no intentan incendiar ni montar polémica; otros continúan con su yomimeconmigo e intentan meter el dedo en yagas que no existen con resultados poco exitosos; algunos se reinventan a sí mismos, o eso nos venden, cambiando la apariencia del blog y la “línea editorial” para luego seguir vendiendo humo y quedarse en nada. 

El problema viene cuando ese rolero que creó su blog "para contar algo sin ninguna esperanza de ser leído" ve que su contador de visitas crece a velocidad de vértigo. Quizás si hubiera marcado "no contar mis propias visitas" la cosa no sería lo mismo, pero eso a nuestro amigo le da igual porque él quiere ver el contador subir como la espuma de su gel de ducha favorito.
No obstante, como nuestro amigo no es ciego y tampoco tonto, ve que los comentarios de su blog no son muy prolíficos. Decide entonces que para tener comentarios la gente tiene que tener una razón para comentar (sí, él es muy listo) y decide crear su primera entrada incendiaria. El resultado es bueno y se le llena de comentarios discutiendo su parecer, corrigiéndole e incluso mentando a su santa madre. Poco a poco el incendio se extiende y su nombre se hace conocido por las redes sociales. Las visitas al blog están en máximos históricos y él vive una juventud siendo el más popular de su círculo de facebook.
Pero como todas las modas, él también pasa al olvido pronto. Sus entradas incendiarias carecen de sentido y ya nadie le hace caso. Decide que es hora de cerrar su blog y lo anuncia a bombo y platillo, como el que quiere saltar de una cornisa y está amenazando con hacerlo pero sólo da el paso cuando los bomberos ponen la colchoneta. Nuestro amigo, al final, deja de escribir en el blog y llama a eso "cerrado", pero poco tiempo después anuncia su vuelta a un renovado blog 2.0.
Y mientras nuestro amigo ha montado su numerito, otros blogs más antiguos que el suyo siguen ahí, con su ritmo de entradas, sus pocos comentarios, sus seguidores y sus visitas. Se dedican a lo suyo sin querer destacar entre la multitud pues ya serán ellos los que se encaguen de darle publicidad. Y así, mientras unos se decepcionan por no ser el blog entre los blogs, otros mantienen su humildad estén entre los más leídos o entre los menos comentados.

Y este es el ambiente que vive en los blogs, o al menos es el que veo yo y me deja esta impresión. Blogs muy interesantes sin grandes ambiciones que se convierten en blogs de cabecera por méritos propios, y otros blogs que quieren tener mil seguidores y un millón de visitas en dos días y que caen presa de las rabietas de sus bloggers, cerrando, abriendo y, al final, desapareciendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario