jueves, 25 de junio de 2015

La Puerta de Ishtar: Seda del Muerto

Volvemos a la vida con un pequeño hechizo, cortito, para La Puerta de Ishtar. Está basado en el que lanza el brujo Hristomilo en Aciago encuentro en Lanmhark, el relato de Fritz Lieber en el que Fafhrd y el Ratonero Gris se conocen. Una entrada corta, pero cuando la inspiración llega lo mejor es ponerse con ella cuanto antes.

Seda del Muerto

Nivel: Brujería 2

Efecto: Este conjuro crea un humo gris y espeso que responde a las órdenes del lanzador con tan sólo éste pensarlas. El humo puede tomar la forma de pequeños zarcillos que entran por la rendija de una llave o de gruesos y fuertes tentáculos con los que asfixiar a su víctima. 

Lanzamiento: En un pebetero se mezclará seda de araña, los huesos machacados de un cadáver, y carbón. Cuando el carbón prende se realizan los rezos y plegarias a Lummu-Kuzaku, se atrae el Etemmu que una vez habitó, el cuerpo invocando su nombre verdadero, y se dice la tarea a realizar. El humo, y por tanto el efecto del conjuro, se mantendrá activo mientras el carbón arda, quedando el humo sobre el pebetero hasta que el brujo lo libere. El alcance del humo es igual a la distancia que la víctima pudiera recorrer entre dos amaneceres, por eso los brujos prefieren huesos de cadáveres concretos para poder utilizar la Seda del Muerto de diferentes maneras: huesos de ladrones, para robar con la mayor destreza; huesos de guerreros, para acabar antes con sus víctimas; o huesos de Uridimmu, para viajar grandes distancias por el desierto y llegar a sus víctimas lo antes posible.

Aprendizaje: Este conjuro es bien conocido entre los brujos cuyas artes tratan más con la muerte y entre los sacerdotes de Lummu-Kuzaku, que no tienen ningún reparo en compartir este conocimiento a cambio de cualquier cosa que ellos consideren justa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada